TEMPLE surge de la necesidad de crear, de darle forma a las idea, de probar y equivocarse. TEMPLE también surge de la parada de metro de París, donde en una de las tantas esperas, decidí que era el momento de volver y empezar este proyecto. TEMPLE son las ganas, la entereza y la motivación para hacer lo que realmente creemos que merece la pena.